¿Puedo dejar de pagar la pensión de alimentos durante el estado de alarma?

ERTEs, autónomxs sin poder trabajar, contratos temporales no renovados, personas en situación de desempleo que no pueden buscar activamente trabajo y un sinfín de situaciones y circunstancias de gran complejidad que han agravado la precaria realidad económica de muchas personas y han empeorado la de muchas otras. ¿Y qué pasa con el pago de las pensiones de alimentos? ¿Se pueden dejar de pagar si me encuentro en alguna de las situaciones anteriormente expuestas? La respuesta es NO. Rotundamente NO.

El estado de alarma decretado por el Gobierno no suspende el pago de las pensiones, ni existe moratoria alguna. Por tanto, las pensiones de alimentos TIENEN QUE SER PAGADAS. ¿Y si no puedo pagarla? La única solución posible es presentar una demanda solicitando la modificación de las medidas acordadas en la sentencia en la que se aprueba el pago de la pensión. ¿Y en qué la fundamento? En la disminución significativa de ingresos como consecuencia de esta crisis sanitaria (y económica). El problema es que de aquí a que tramiten la demanda, igual ese perjuicio económico ya no existe.

La mejor opción, salvo mejor criterio es, en primer lugar, exponer la situación al otro progenitor e intentar llegar a un acuerdo, siempre por escrito. En caso de que no sea posible, intentar pagar la cantidad que sea y al menos poder acreditar que existía buena fe y voluntad de pago y, en todo caso, acudir a un profesional que objetivamente pueda valorar la situación concreta.